INDUSTRIA MINORISTA HACIA LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL TRAS IMPACTO DEL COVID-19
junio 2, 2020
LAS MASCARILLAS COMO UN ACCESORIO DE MODA
junio 4, 2020

EL PODER DE UNA MADRE

Algo que he aprendido es que nuestros hijos respetan todo lo que respeta su mamá... Si nosotras como madres queremos inculcar valores debemos predicar con el ejemplo también.

Nosotros como padres somos un modelo a seguir las 24 horas del día. Si un padre no respeta a la madre, los hijos verán que es así como se trata a las personas. Pasa lo mismo si nosotras como esposas no respetamos a nuestros esposos, autoridades o familia.

¡Es increíble, pero somos ejemplo siempre!

Muchas veces no puedo dejar de pensar y me siento tan impotente al ver tanta injusticia alrededor. Cómo es posible que exista tanta maldad, falta de amor, comprensión, empatía...

Cómo mamá me preocupa en el mundo que mis hijos están creciendo, pero eso me motiva cada día a formar su carácter, y a no quitar el dedo del renglón. Que entiendan que todos somos valiosos e importantes e iguales ante los ojos de Dios. Que todo ser humano merece ser respetado y que la violencia siempre traerá mas violencia. Que la venganza no tiene como resultado nada positivo, y que Debemos vencer el mal haciendo el bien.

Hoy más que nunca me doy cuenta que tenemos el PODER de cambiar el mundo de una manera pacifica pero de gran trascendencia, y es, asumiendo nuestro rol de madres como el papel mas importante que tenenemos. ¿Cómo? Enseñando a nuestros hijos desde que son pequeños a AMAR INCONDICIONALMENTE, a RESPETAR a todo ser vivo, sea grande o sea pequeño, a todo ser humano, sea famoso o sea desconocido, sea rico o sea pobre, sea blanco o trigueño, a encontrar el valor de cada persona simplemente porque es una persona, y por lo que hay en su corazón, pero JAMAS por la forma como luce su físico o su color de piel.

Hoy quiero recordar el mandamiento más importante que Dios nos dejó después de amarlo a Él, y es: “Amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos...así de sencillo!... Si comenzamos todas las mamás a sembrar en nuestros hijos tantas virtudes. A plantar en tierra fértil, y esa tierra es el corazón de nuestros hijos... ¿Qué voy a plantar? Los principios de Dios, amor, perdón, sabiduría, justicia, y luego que son plantados, debo regarlos, como una planta que no puede vivir sin agua, ¿y cómo riego su corazón? Recordándoles cada día cuanto los amo, cuan valiosos son, cuan importante es perdonar, amar al prójimo, ser justos y honestos, decir siempre la verdad, y que amen a Dios por sobre todas las cosas, y entonces puedes estar segura que Dios se encargará de darles el CRECIMIENTO para que un día, sea ese árbol fuerte y maduro que a su tiempo de fruto y sea de bendición a muchos!.

Solo así iremos cambiando el rumbo de la historia de la humanidad, y podremos tener un mundo más lleno de amor, compasión y perdón .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.