MORENA PERPETUA: MÁS DE UNA DÉCADA BAJO EL OJO Y GUSTO DE LA SOCIEDAD
mayo 27, 2020
SECRETOS DE BELLEZA DE MELISSA VALERIANO
mayo 27, 2020

SABES QUIEN FUE BABE RUTH?

¡Oye!, ¡"Flaco"! ¿Qué haces aquí?
¡Sí! ¿Qué te hace pensar que puedes jugar a la pelota, "Larguirucho"?
¡Mira cómo corre! -se burlaba uno de los jugadores veteranos-, ¿Has visto alguna vez un pelotero con los pies torcidos hacia adentro! ¿A quién se le ocurre?
Y además, es zurdo -agregó otro de los criticones. ¡Dunn habrá estado raspando el fondo de la olla cuando te encontró!

Esta lluvia de burlas se dirigía a un adolescente alto, de cuerpo grande, piernas delgadas y largas que acababa de Incorporarse al equipo de béisbol de los Orioles de Baltimore. Su nombre era Jorge Hermán Ruth, quien se había criado en los barrios bajos de Baltimore.

Hacía lo que podía para proveerse de alimento, y comía lo que encontraba, hasta que fue enviado a la Escuela Industrial de Santa María, hogar para huérfanos y delincuentes juveniles. Este era su primer empleo, y no sabía cómo reaccionar ante la burla de los demás.

¡Muy bien, caballeros! Les advirtió el entrenador, ¡Ya es suficiente! ¡Dejen al chico en paz! No olviden, es el "babe” (nene) de Dunn.

Jack Dunn, dueño y administrador de los Orioles de Baltimore, había adoptado a Jorge Hernán Ruth para que lo dejaran salir del Orfanato de Santa María y así pudiera jugar con el equipo de los Orioles. Desde entonces, se conoció a Jorge como "El Babe", o simplemente "Babe”. Pero la burla llegó a su fin.

Babe Ruth llegó a ser uno de los peloteros más famosos de todos los tiempos. Cincuenta y seis de sus marcas no han sido superadas hasta hoy. Hizo 60 jonrones en una sola temporada y 714 en toda su carrera.

En alguna muchas veces, tú y yo estamos en la misma situación en que estuvo Babe Ruth durante su adolescencia. Somos jugadores en el camino de la vida. El enemigo lo sabe, y por ello nos acusa: ¡No sirves para nada! ¿Qué te hace pensar que puedes tener éxito en este "juego”? ¡Eres pecador, y los pecadores no pueden triunfar!

Entonces Jesucristo, nuestro "entrenador”, se presenta y dice:

¡Basta! Tu tiene posibilidades. Eres un triunfador. Eres mi hijo amado

Has sido adoptado en su familia. Él te defenderá. Tiene fe en ti. Te convertirá en un campeón.

Tomado de Devoción Matutina https://www.facebook.com/AppDevocionMatu- tina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.