APOTHECARY FOR DRINKERS: TIFFANYS EVE COCKTAIL
diciembre 27, 2021
APOTHECARY FOR DRINKERS: HOLLY JOLLY COCKTAIL
enero 1, 2022

TREND: COMO LUCIR CÓMODA Y CHIC

Es verdad que las pasarelas son las que proponen las tendencias, aunque somos nosotras las que tenemos la última palabra. Y esa es una verdad absoluta.
Este último año hemos antepuesto la comodidad, la practicidad y hemos hecho que lo relegado, lo intimo y lo hogareño, salgan a la calle.
Y aceptémoslo, necesitábamos sentir que no hay barreras que nos impidan hacer lo que deseamos, incluso si esa elección supone transformar los códigos establecidos y transformar nuestros armarios.
La “nueva normalidad”, la tendencia “comfy” nos ofrece diseños versátiles, pero en el mundo de la moda nada queda al azar, y esa imagen de nuestra ropa de casa traspasando la puerta de salida al mundo exterior no es del todo literal, no se trata de vestir con dos tallas más grandes ni de adoptar la ropa deportiva como un básico, sino de ver la moda desde un punto de vista más positivo: de poder llegar a todo, pero siempre con un look que nos haga sentir bien.
La comodidad, el principal fin de esta tendencia, y se consigue gracias a la ausencia de todo ornamento. Las líneas rectas y los patrones oversized son la clave de un estilo que intenta minimizar costuras y retales para ofrecer solo lo imprescindible.
El punto y el algodón son las estrellas de esta tendencia, que nos recuerda que la sensación de estar como en casa se siente no solo a través de la vista, sino también del tacto.
Casi sin darnos cuenta, nos vimos pidiendo a nuestro armario un vestuario que se aclimatase a esta nueva normalidad, que nos gustase llevarlo a todas horas, que se pudiese acariciar y que nos abrigase sin perder el estilo de elegancia.
Los colores crema, el gris, el pistacho, son atemporales y combinan con todo. La clave está en no mezclarlos entre sí para conseguir looks monocromáticos con ausencia total de estampados. Difícil no acertar en cualquier situación con esta paleta cromática. Estos patrones, sencillos en su resultado y perfectos en su ejecución, nos hacen sentir libres y, al mismo tiempo, nos invitan a la calma y al bienestar.
Esta "nueva normalidad" trajo consigo una revolución por la que se descontextualizaron prendas como la sudadera. Hace tiempo que perdieron su significado exclusivamente deportivo, pero ha venido a demostrar que puede convertirse en una pieza que nos gusta llevar también con nuestros looks más elegantes.
Este ultimo año ah provocado que la línea que dividía el casual y los looks de trabajo se haya desdibujado. Ahora queremos llevar conjuntos que sirvan para todo y que admitan cualquier plan previsto o imprevisto, es decir "Estar Perfecta las 24 horas".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.