CHEVROLET Y FUNHOCAM LANZAN LA CAMPAÑA “UN MENSAJE ROSA”
octubre 6, 2020
NESTLÉ HONDUREÑA, CON SU PLAN NESCAFÉ, INVITA A LOS JÓVENES CAFICULTORES A INSCRIBIRSE AL NUEVO CICLO DE MÓDULOS DIGITALES
octubre 7, 2020

FRANCO MOSCHINO «LE ENFRANT TERRIBLE»

Moschino es una de las marcas de moda más aclamadas a nivel mundial por sus diseños referentes a la cultura pop, coloridos y llenos de diversión. Todo inició con Franco Moschino, nacido cerca de Milán donde luego fue a estudiar bellas artes en donde había planeado convertirse en pintor. En 1971, a la edad de 21 años, trabajo como ilustrador para Gianni Versace, uno de sus alentadores para que iniciara su propia marca.

Luego, años después, lanza su marca “Moschino Couture!”, siendo una sensación al instante para el público. Los años siguientes desarrolló accesorios, una línea de jeans, una línea para hombre y fragancias. De igual manera, lanzo otra linea llamada “Moschino ‘Cheap and Chic’.
Moschino demostraba de una manera bastante particular su opinión y creencias de la moda con toques bastantes surrealistas y llenos de extravagancias y exageraciones, encajando de manera perfecta para el público de los años 80. A pesar de que sus diseños eran ironías y críticas contra el mundo de la moda, su aclamación era muy grande ante la sociedad. El decidió atacar la industria desde adentro. Moschino parodiaba el estatus consumista de la sociedad, a esas que llamaba “víctimas de la moda”, jugando con la joyería extravagante extrema, atuendos como la chaqueta Chanel con botones gigantes, utilizando logos llenos de ironía en sus prendas, símbolos que en la época iban relacionados con el estatus social alto. En sus pasarelas y campañas, popularizó varias frases que llevaban este concepto crítico contra la moda. “No existe el buen gusto” es una de sus frases más reconocidas, intentando que las personas adoptaran este pensamiento.

“He estado burlandome de Chanel con un gran respeto” Franco Moschino para The New Yorker, 1989
Franco, sin embargo, no se consideraba a sí mismo un diseñador, se consideraba más mitad sastre y mitad artista incluso sin ser el que llevaba a cabo sus cortes y costuras impecables. Incluso en ocasiones se consideraba a sí mismo nada más un “decorador”. Para él, la moda se ha había se convirtió nada más en una fuente de ingreso, pero sin embargo con una gran popularidad en sus manos, Franco Moschino se sentía algo presionado a seguir con sus creaciones puesto a que, como él mismo decía, “las personas esperan algo específico de mi.” . De esta manera, en sus colecciones próximas y en sus campañas hacia consciencia a muchos problemas sociales, problemas con las drogas, el racismo, el medio ambiente, contra el consumismo y eventualmente con el crecimiento del VIH/SIDA. Además, Franco apoyaba muchas organizaciones benéficas como ser programas de rehabilitación de drogas y hospitales.

Uno de los grandes diseñadores de la época, incluso llegó a ser comparado y referido como el “Jean Paul Gaultier italiano” Franco Moschino tomo una visión diferente de la moda buscando imponer y romper las reglas impuestas con una opinión “antifashion”, ya que para él el mundo de la moda era una arma letal para las personas, tóxica y sin sentido. El deseaba enviar el mensaje al mundo de que cualquiera puede vestir a su manera, que la moda es algo divertido y único. Un pensamiento que logró perdurar a pesar de su muerte el 18 de septiembre de 1994 a causa del SIDA. Su legado rebelde y avant-garde permanece asociado con la marca y con el nombre Moschino.
“Si no puedes ser elegante, al menos se extravagante”

Franco Moschino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.