EL HOSPITAL HONDURAS MEDICAL CENTER ES SEDE DE LA BRIGADA CARDIOVASCULAR “UNIDOS POR EL CORAZÓN, POR UNA NOBLE CAUSA”
junio 8, 2022
BANCO ATLÁNTIDA REVOLUCIONA LA FORMA DE ENVIAR Y TIRAR DINERO A TRAVÉS DE RETIRO QR
junio 20, 2022

LA BÓVEDA DEL FIN DEL MUNDO

Svalbard Global Seed Vault, más conocido como la ‘bóveda del fin del mundo‘ es como el Arca de Noé pero de semillas.

Nunca sabremos cuándo sucederá otra pandemia; cuándo alguna catástrofe azote al planeta, ni mucho menos cuando un meteorito caiga sobre la Tierra. Por tal motivo, en febrero de 2008, el Ministerio Noruego de Agricultura y Alimentos se anticipó y creó "La Bóveda del fin del mundo", situada en el corazón del Ártico, en el archipiélago de Svalbard, Noruega.

Este proyecto consiste en la construcción de un búnker enorme que se inauguró en 2008 para almacenar una copia de cada una de las semillas que existe en el planeta. Concebida como una red de protección para seguridad alimentaria en caso de guerra nuclear, impacto de asteroide o algún otro escenario apocalíptico, la instalación es, eminentemente, subterránea y fue diseñada para proteger hasta 2.25 mil millones de semillas.


Almacena más de 860.000 tipos de semillas a una temperatura de -18 grados centígrados para garantizar que tengan una baja actividad metabólica y un perfecto estado de conservación durante siglos. Además, esta maravillosa construcción tiene planeado que en caso de que se corte la electricidad por alguna razón, la capa de hielo congelada del exterior sería como un refrigerante natural.


"Más de un millón de semillas se encuentran ahora en el renovado Banco Mundial de Semillas, ubicado en la isla de Spitsbergen, en el archipiélago Noruego de Svalbard."
El "Arca de Noé" vegetal es administrado por la organización internacional Crop Trust, junto con el Centro Nórdico de Recursos Genéticos y el Gobierno de Noruega. Para preservar las semillas de su interior sólo se abre en contadas ocasiones. Y a pesar de eso y de la escrupulosidad con la que fue construida, también se puede ver afectada por agentes externos. En 2017 sufrió una inundación por el deshielo del permafrost de su alrededor. El agua había entrado en el túnel aunque no llegó a las semillas para dañarlas.

Estos últimos años la bóveda ha sido impermeabilizada y el equipo de refrigeración que la mantiene a -18ºC se ha trasladado a un edificio cercano para que el calor se libere fuera mejor. Sus creadores creen que está diseñada para tener una vida útil infinita. Pero eso no quita que de vez en cuando requiera de algún mantenimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.