DACIA DIETRICH
marzo 1, 2020
LAS NUEVAS ZAPATILLAS DE WALLS LEATHER
marzo 23, 2020

SLOW FASHION

El “Slow Fashion” o Moda Lenta se ha convertido en una alternativa para combatir el “Fast Fashion” o la Moda Rápida. Este movimiento se concentra en buscar soluciones sostenibles basadas en producción, consumo, uso, reutilización y calidad de los productos.

 
 
Moda rápida, es el término utilizado para describir esos diseños que van de la pasarela directo a la tienda y también para explicar el modelo de negocio que vende prendas a un precio bajo, de mala calidad y que pasan rápido de moda. El mayor problema con este modelo, es la contaminación que produce al medio ambiente.
Pocos saben, pero para la producción de telas para las prendas de moda rápida contamina en un 35% el medio ambiente, el segundo contaminante es el uso que le da el consumidor, en 26%. Pero... ¿Porque el uso?
Si tu camiseta tiene un precio bastante bajo, probablemente no pensaras dos veces tirarla cuando se dañe. Multipliquemos esa acción por todas las personas que consumen moda rápida, es bastante ¿no? Pero la culpa la tenemos nosotros mismo por basarnos en cantidad y no calidad.
Lamentablemente ese ha sido el pensamiento de los consumidores desde hace unos 10 años y ahora estamos viendo las consecuencias de esos actos. La moda lenta nació como un método para combatir ese problema. Esta, como su nombre lo dice, es lo contrario de la moda rápida.

La indumentaria que se clasifica como moda lenta debe cumplir con ciertos requisitos. Esta debe ser producida en menor cantidad y vendida en tiendas pequeñas que no masifiquen el producto (para no crear más desperdicios). Deben ser de origen local (producidas y vendidas), de esta manera hay menos emisiones de carbono al ambiente.

La moda lenta puede encontrarse en las tiendas de diseñadores, marcas locales que no masifiquen el producto, tiendas vintage, tiendas de segunda y en los atelieres de diseñadores. En esta categoría también se incluyen las prendas hechas artesanalmente, ya que usan menos procedimientos industriales para producir ropa (resultando en menos contaminantes). La ropa hecha a la medida cae dentro de la moda lenta. Aunque no lo crean no es tan difícil encontrar este tipo de indumentaria, existen diferentes marcas locales y regionales que pueden consumir.

Los conjuntos en el editorial son hechos con ropa de moda lenta. Cada una de las marcas cumple con las características mencionadas anteriormente, además de crear campañas de concientización para que las personas incluyan en sus rutinas actividades amigables con el ambiente. El modelo actual de negocios no es completamente sostenible, a no ser que cambiemos nuestra forma de consumir no crearemos un cambio.

Fotografías: José Vargas, Estilismo: José Vargas & Jeyson García, Modelo: Ana Segovia, Maquillaje: Alana Rojas, Asistentes de producción: Ángel Gabrello & Erick Molina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.